13

BYDT participa en el workshop “Alternativas para la valorización de los residuos del sector vitivinícola en el sudoeste europeo”

Cuando el residuo se convierte en producto.

El aprovechamiento de los residuos generados, su reciclaje así como su valorización ya no es una opción, es una necesidad. Ya sea por conciencia ambiental, por eficacia empresarial o por retribución económica, lo que antes podía considerarse desechos de la viña, a día de hoy ya pueden definirse como productos.
Precisamente esta necesidad fue la protagonista del Workshop “Alternativas para la valorización de los residuos del sector vitivinícola en el sudoeste europeo”.

El encuentro estaba organizado bajo el paraguas del proyecto Wine Tech Plus, proyecto que continúa la labor de su antecesor, Wine Tech desarrollado entre 2009 y 2012; una herramienta de dinamización tecnológica a través de la transferencia de conocimiento científico y la promoción de la innovación del sector vitivinícola de la región SUDOE, completada ahora con nuevas acciones y herramientas como la Nueva Red de Agentes Dinamizadores y los nuevos portales de negocio y formación.

Entre sus múltiples líneas de actividad, pone en contacto a empresas e investigadores, detectando y cubriendo mutuamente las necesidades que van surgiendo, estableciendo sinergias.

Durante estas conferencias, celebradas en la sede de FEUGA Fundación Empresa-Universidad Gallega, en Santiago de Compostela, una de las entidades colaboradoras del proyecto, se expusieron propuestas para valorizar esos residuos de la vid así como empresas encargadas de la transformación de esos residuos y de los productos obtenidos para su aplicación en otras industrias como la farmacéutica o la cosmética.

Diversos investigadores presentaron proyectos centrados en la utilización del bagazo de uva blanca para la obtención de polifenoles, por ser la que presenta mayor concentración, a través de un método patentado por i-Grape Laboratory; el tratamientos de residuos orgánicos para solucionar necesidades energéticas, mediante la obtención de biogás en BYDT; la generación de vermicompostaje estabilizado, así como semillas con alto contenido en polifenoles, gracias a los bagazos de uva, desde la Universidad de Vigo; o la producción de aditivos alimentarios no sintéticos con los residuos del vino (bagazos, sarmientos, vinazas, raspones y hojas), en Biosystems, de la Universidade do Minho.

Por otro lado, también se presentaron dinámicas de empresas dedicadas al tratamiento de esos residuos, obtención de subproductos y aplicación en otras industrias, como Actichem, dedicado al desarrollo de principios activos, a partir de las viñas de Burdeos, obteniendo resveratrol y sus derivados para su aplicación en farmacia, cosmética o nutrición. U otra empresa francesa, como Grap’Sud, dedicada al aprovechamiento de desechos de la vid y el olivo para usos tan dispares como la construcción, la alimentación, la farmacia o el biocombustible.

Ante esta nueva forma de procesar los residuos, siempre pueden surgir dudas sobre el impacto real que tienen, y si es beneficios en términos absolutos. Esta problemática ha sido investigada por el Institut Français de la Vigne et du Vin, en un estudio sobre la gestión de residuos en función del impacto medioambiental, el económico, la viabilidad técnica así como el marco legal.

Iniciativas que cada vez son más necesarias y acogidas, lo cual se refleja en este tipo de encuentros, pero también en espacios como The Vine, nuevo área de la World Bulk Wine Exhibition, el encuentro internacional del vino a granel celebrado los días 24 y 25 de noviembre en Ámsterdam, cuyo subtítulo recoge su objetivo: todos los subproductos y actividades que se generan en torno a la viña, “All about the vine, except wine”.

Procesos y esfuerzos que hacen que un residuo se traduzca en subproducto o directamente producto de la vid. Una forma de generar productos como puede ser un combustible, un colorante o un cosmético, sin recurrir a elementos sintéticos o más contaminantes. Un aprovechamiento absoluto que no sólo mejora la sostenibilidad sino que garantiza la permanencia del territorio vinícola más allá del consumo de vino. Tratamiento y uso eficaz de los productos (¿residuos?) generados a lo largo de toda la cadena de producción.